fbpx
937.023.217 info@inviertis.es

Guía para principiantes a los Smart Contracts (o contratos inteligentes) Parte I

 

Una de las mejores cosas del Blockchain es que, como existe un sistema descentralizado entre todas las partes permitidas, no hay necesidad de pagar intermediarios y ahorra tiempo y problemas, los Smart Contracts son vehículos para ello.

 

Los Blockchains tienen sus fallos, pero están cualificados, son innegables, más rápidos, más baratos y más seguros que los sistemas tradicionales, razón por la cual los bancos y los gobiernos están recurriendo a ellos.

 

En 1994, Nick Szabo, un experto en derecho y criptógrafo, se dio cuenta de que el libro mayor descentralizado, (el Blockchain), podría usarse para contratos inteligentes, también llamados contratos autoejecutables, contratos de Blockchain o Smart Contracts.

 

En este formato, los contratos se pueden convertir en código de ordenador, almacenarse y replicarse en el sistema y ser supervisados ​​por la red de computadoras que ejecuta el Blockchain.

Esto, a su vez, también daría como resultado una retroalimentación del libro mayor, como la transferencia de dinero y la recepción del producto o servicio. 

 

Como tenemos tema para rato, vamos a daros las claves en dos entregas, aquí vamos con la primera.

 

¿Qué son los Smart Contracts?

 

Los contratos inteligentes o Smart contracts son protocolos generados a partir del Blockchain que permiten intercambiar dinero, propiedades, acciones o cualquier cosa de valor de una manera transparente y sin conflictos, mientras se evitan los servicios de un intermediario.

 

Los contratos inteligentes no solo definen las reglas y sanciones en torno a un acuerdo de la misma manera que un contrato tradicional, sino que también hacen cumplir automáticamente esas obliga

 

Pónganos un ejemplo.

Supongamos que me alquilas un apartamento para esas vacaciones con las que llevas soñando todo el año.

Podrías hacerlo a través de Blockchain y pagar en criptomonedas. Para ello recibes un recibo que se guarda en nuestro contrato virtual; yo te doy la clave de entrada digital que te llega en una fecha específica.

Si la clave no llega a tiempo, el Blockchain lanza un reembolso. Si envío la clave antes de la fecha de alquiler, el contrato lo aguantaría y solo liberaría el pago y la clave para mí y para ti respectivamente, cuando llegue la fecha.

El sistema funciona en la premisa “If-Then” , o lo que es lo mismo, si pasa y cuando pasa, y es presenciado por cientos de personas, por lo que solo se puede esperar que la transacción sea impecable.

Si te doy la llave, estoy seguro de que me pagarás. Si envías la cantidad acordada en Bitcoins, recibes la clave. El documento se cancela automáticamente después de que haya pasado la fecha límite y ninguno de nosotros puede interferir en el código sin que el otro lo sepa, ya que todos los participantes son alertados simultáneamente.

 

Se pueden utilizar contratos inteligentes para todo tipo de situaciones que van desde derivados financieros hasta primas de seguros, contratos de incumplimiento, leyes de propiedad, cumplimiento de crédito, servicios financieros, procesos legales y acuerdos de crowdfunding y como no, transacciones inmobiliarias.

 

¿Qué pinta tiene un Smart Contract?

Pues una muy rara pero aquí está el código para Smart Contract básico que fue escrito en el Blockchain de Ethereum. Los contratos se pueden codificar en cualquier Blockchain, pero se usa principalmente Ethereum  ya que brinda capacidad de procesamiento ilimitada.

 

Un ejemplo de Smart Contract en Ethereum.

Tipología de un smart contract

Fuente: https://www.ethereum.org/token
El contrato estipula que el creador del contrato recibirá 10.000 BTCS (es decir, Bitcoins); permite a cualquier persona con suficiente saldo distribuir estos BTC a otros.

 

¿Dónde se utilizarán los Smart Contract?

 

Jerry Cuomo, vice presidente de tecnología Blockchain en IBM, cree que los Smart Contracts podrán ser utilizados desde el sector financiero hasta la sanidad pasando por los seguros. 

Gobierno

Hemos oído mil veces que los sistemas de votos actuales son prácticamente imposibles de ser manipulados, no obstante, los contratos inteligentes aliviarían todas las preocupaciones al proporcionar un sistema infinitamente más seguro y que requeriría en general, de menor despliegue.Los votos protegidos por el libro mayor (Blockchain) tendrían que decodificarse y requerir un poder de cálculo excesivo para acceder.

Además, los contratos inteligentes podrían aumentar la baja participación electoral. Gran parte de la inercia proviene de un sistema torpe donde tenemos que hacer cola, enseñar el DNI, esperar que nos tachen y meter un papel (¡¡Un papel en siglo XXI!!) en una urna. Con contratos inteligentes, se podría votar un online y los millennials se unirán en masa para votar. 

 

Administración

El Blockchain no solo proporciona un libro mayor como fuente de confianza, sino que también reduce posibles problemas en la comunicación y el flujo de trabajo debido a su precisión, transparencia y sistema automatizado. Normalmente, las operaciones comerciales tienen que soportar una larga espera a ser validado, mientras esperan que las aprobaciones y los problemas internos o externos se solucionen por sí solos. Un libro mayor de Blockchain agiliza esto.  

 

Empresas

Con demasiada frecuencia, las cadenas de suministro se ven obstaculizadas por los sistemas basados ​​en papel, donde los formularios tienen que pasar por numerosos canales para su aprobación, lo que aumenta la exposición a pérdidas y fraudes.

El Blockchain anula esto al proporcionar una versión digital segura y accesible para todas las partes de la cadena y automatiza las tareas y el pago.

 

Al volante

Un ejemplo son los vehículos autónomos o de estacionamiento automático, donde los contratos inteligentes podrían poner en juego una especie de ‘oráculo’ que podría detectar quién tuvo la culpa en un choque; el sensor o el controlador, así como innumerables otras variables. Al utilizar contratos inteligentes, una compañía de seguros de automóviles podría cobrar tarifas de manera diferente en función de dónde y bajo qué condiciones los clientes estén operando sus vehículos. 

 

Cuidado de la salud

Los registros de salud personales podrían codificarse y almacenarse en Blockchain con una clave privada que otorgaría acceso solo a individuos específicos. La misma estrategia podría utilizarse para garantizar que la investigación se realice a través de las leyes HIPAA (de forma segura y confidencial). El libro mayor, también, podría usarse para la administración general de la atención médica, como supervisión de medicamentos, cumplimiento de normas, resultados de pruebas y administración de suministros de atención médica.  

 

La compra -venta de propiedades.

 Ya hablamos de esto antes, pero es que además se puede obtener más dinero a través de contratos inteligentes o ahorrarse un pico.

Por lo general, si deseas alquilar una propiedad a alguien por ejemplo para unas vacaciones, a fin de asegurarse el pago acudirás a una plataforma como Airbnb, tienes que pagar a un intermediario. Con un contrato inteligente este tipo de costes podrían ahorrarse.  Todo lo que haces es pagar a través de Bitcoin y codificar el contrato en el libro mayor. Todos lo ven y logras la realización automática.  

Los smart contracts serán vitales en el sector inmobiliario

¿Qué ofrecen los Smart Contracts?

 

Autonomía: tú eres el que hace el acuerdo; no hay necesidad de confiar en un corredor, abogado u otros intermediarios para confirmar. Dicho sea de paso, esto también elimina el peligro de manipulación por parte de un tercero, ya que la ejecución es gestionada automáticamente por la red, en lugar de por uno o más individuos, posiblemente parciales, que pueden equivocarse.

 

Confianza: los documentos están encriptados en un libro de contabilidad compartido. No hay forma de que alguien pueda decir que lo perdió.

 

Copia de seguridad: En el Blockchain, todos y cada uno de tus amigos te respaldan. Sus documentos están duplicados muchas veces.

 

Seguridad: la criptografía, el cifrado de sitios web, mantiene los documentos a salvo. No hay piratería. De hecho, se necesitaría un hacker anormalmente inteligente para descifrar el código e infiltrarse.

 

Velocidad: Se necesita mucho tiempo y papeleo para procesar documentos manualmente. Los contratos inteligentes usan código de software para automatizar tareas, lo que reduce las horas de una variedad de procesos comerciales.

 

Ahorro: los contratos inteligentes le ahorran dinero ya que no requieren a un intermediario. Con el tiempo muchos costes, como el del notario, se reducirían o eliminarían.

 

Exactitud: los contratos automatizados no solo son más rápidos y económicos, sino que también evitan los errores que se producen al rellenar manualmente montones de formularios.

 

¿No son los contratos inteligentes increíbles? En el próximo post, te desvelaremos también cuales son los contras y cual es el panorama actual.

 

1 Comments

  1. […] nuestro anterior post os explicábamos que es un Smart Contract o contrato inteligente, que acabamos definiendo […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¡Déjanos un mensaje!