fbpx

¿Qué tipo de inversor eres y que inversión inmobiliaria necesitas?

 

Cada inversor es diferente y debe ser la inversión la que se adapte a las necesidades o el estilo de inversión de cada uno. Diferentes estilos para diferentes personas.

Una propiedad en rentabilidad es una inversión notablemente flexible que puede ser respuesta a tus objetivos a corto y largo plazo sin importar cuáles sean esos objetivos financieros.

 

Invertir en propiedades para alquilar; cuestión de tiempo

Busca el equilibrio entre tiempo y rentabilidad

Uno de los factores a tener en cuenta cuando seleccionamos nuestra inversión es la temporalidad de nuestros objetivos; alta rentabilidad a medio plazo o una rentabilidad estable a largo.

 

Es cierto, que, con las propiedades, hablar de a corto plazo parece poco factible, pero en realidad depende, como decíamos, del objetivo.

Si bien es cierto que no es lo mismo invertir en una gran ciudad como Barcelona o Madrid que en una finca rural, en todas podemos pensar en parámetros similares.

 

Crecimiento de capital a largo plazo

¿Buscas construir un colchón para la jubilación? El aumento a largo plazo en el valor es la forma más efectiva de hacer esto.

Ignorar la tormenta que sufrió el sector inmobiliario no es nuestro objetivo, pero históricamente, la propiedad ha demostrado su capacidad para generar ganancias de capital siempre que seleccione el área correcta con una relación de oferta / demanda correcta y datos demográficos que nos indiquen como variará en el tiempo el valor de la propiedad.

Es decir, una zona prime como en centro de una gran ciudad siempre tendrá un buen valor de venta, pero también será cara de comprar y, en el tiempo, esta diferencia no será tan significativa.

En cambio, comprar en áreas de expansión natural de núcleos urbanos o zonas donde empiezan a instalarse familias tienen más margen de revalorización en el tiempo.

 

Flujo de caja positivo

Un flujo de caja positivo es la diferencia (positiva) de los ingresos menos los costes, sencillo, ¿verdad?

Si lo que buscas es empezar a amortizar tu inversión desde el primer momento es mejor elegir aquellas propiedades donde las rentas superen los costes de mantenimiento.

Aquí pueden entrar incluso aquellas zonas prime que sabemos ganaran poco valor con el tiempo pero que nos permitirán rentabilizar esos activos, que, de otro modo, estarían generando 0 en una cuenta bancaria.

Valor agregado a corto o medio plazo

Este tipo de inversión requiere más dinero en efectivo para realizar los cambios necesarios, pero permite maximizar nuestra inversión, tanto en la rentabilidad mantenida como en el valor de re-venta.

Puedes renovar, subdividir o desarrollar y crear valor de la nada, incluso a través de un simple trabajo de pintura, a diferencia de otras clases de activos.

Se puedo influir en el valor de una inversión inmobiliaria renovando, desarrollando o incluso alterando el uso.

 

¿Cual es tu objetivo?

Determinar tu objetivo en cuanto al horizonte temporal te ayudará a tomar decisiones.

Otros parámetros a tener en cuenta son el riesgo y la rentabilidad. El riesgo viene medido por muchos parámetros, estudiar la zona puede arrojar mucha luz sobre ello.

 

Inviertis tiene el producto para ti

En Inviertis tenemos productos que dan respuesta a cada estas necesidades, bucea en nuestras oportunidades de inversión, regístrate y crea tus filtros para recibir notificaciones.  Si eres más de la antigua escuela,  envíanos un mail con tus necesidades para que podamos tenerte en cuenta.

 

 

1 Comments

  1. Muy buen post,
    gracias

    Nicolás

Leave a Reply

Your email address will not be published.

¡Déjanos un mensaje!