fbpx
937.023.217 info@inviertis.es

Trámites a llevar a cabo cuando tu inquilino se va del hogar

 

Un inquilino puede tener diversas motivaciones para desistir del arrendamiento, un cambio familiar, económico, el cada vez más común cambio de trabajo que propicia un movimiento geográfico dentro y fuera del país o la entrada en el mercado de compra.

 

También puede darse la posibilidad de que sea el arrendador el que termine el contrato, ya sea porque ha cambiado su estrategia de inversión, por ejemplo pasar al alquiler vacacional, porque un familiar lo precise o por reformas dentro del inmueble.

 

Sea cual fuere el motivo por el cual la propiedad vaya a quedar libre de inquilinos, es preciso que tomemos una serie de medidas para dejarlo todo atado y bien atado.

 

Desistimiento de alquiler y recuperación de llaves

Una vez conocemos la fecha en la que el inquilino abandonará el inmueble, hay que ir pensando en redactar un documento que podremos llamar de “DESISTIMIENTO DE ALQUILER”. Ese será el documento que recoge el deseo del inquilino de no continuar con el arrendamiento y generalmente; es necesario para reclamar al organismo competente, la devolución de la fianza.

Es conveniente concertar una cita con el inquilino antes de que este abandone la propiedad o en el día que la deja de manera definitiva.

Esa cita servirá para que el alquilado te explique las razones por las cuales abandona el inmueble mientras que tú tendrás la ocasión de comprobar el estado general en el que encuentra el hogar y tomar nota de los contadores para cerrar los contratos de suministros que pudiesen tener a su nombre los inquilinos y les facturen los correspondientes gastos.

 

Sí tu propiedad está siendo gestionada por tu tercero, la empresa será la encargada de llevar a cabo esa reunión. No obstante, existen empresas como la nuestra que se encargan de llevar a cabo este primer paso de manera online para agilizar el trámite por ambas partes.

 

 

 

Inspección del inmueble

 

Ejercer de inspector no es fácil, pero, en ocasiones, es necesario para valorar cómo ha tratado tu inquilino el hogar. Recuerda que ambos habéis firmado un contrato con puntos concretos relacionados con el cuidado de la propiedad, así como unas normas de civismo que se deben respetar.

 

A esto hay que añadirle el inventario hecho antes de entregarle las llaves al inquilino en el cual se reflejan los muebles y enseres que había en la propiedad antes de alquilarla. Como norma general, existe el plazo de un mes para inspeccionar el apartamento o la casa y no se suele hacer hasta que el inquilino no se ha marchado definitivamente de la propiedad.

 

La fianza

 

En relación a la premisa anterior nos encontramos con la fianza que el inquilino le entrega al propietario como garantía con el primer mes de alquiler y que el alquilado debe recuperar cuando abandone la propiedad si todo se encuentra en orden. No debes olvidar que la fianza debe ser depositada por Ley y devuelta tras la resolución del contrato con un plazo máximo de un mes desde la finalización del contrato.

 

Generalmente, el tema relacionado con la fianza suele ser motivo de controversia. Infórmate de los puntos claves de la fianza en este enlace.

 

Cambiar el nombre de las facturas 

 

El propietario tiene la responsabilidad civil (en este enlace puedes ver qué significa este término exactamente) de ayudar al inquilino a poner a su nombre las facturas de la luz, el gas, el agua e internet cuando se muda porque legalmente estos recibos deben pertenecer a la persona que hace uso de ellos para que cumpla con los pagos y en caso de accidente o avería no haya problemas.

 

Por lo tanto y siempre que el propietario haya cumplido con esta recomendación; cuando su inquilino deje la propiedad deberá poner de nuevo los recibos a su nombre o a nombre del nuevo alquilado, dependiendo del caso.

        ¿Cómo hacer el cambio?

Como te hemos dicho, el cambio de titular es una cuestión moral con la distribuidora y la comercializadora de estos servicios pero es a través de la compañía de luz o de gas natural dónde se gestionan los cambios.

Un caso práctico: si vives, por ejemplo, en Reus y bastará con que te acerques a la oficina de la comercializadora más cercana a tu hogar para realizar la gestión. Pincha aquí para ver qué punto de servicio te pertenece. En él, los comerciales de la compañía te ayudarán a cambiar el titular de tu factura eléctrica y, en caso de que sea necesario; te darán las directrices indicadas para contratar una tarifa de gas (si aún no disfrutas de un descuento atractivo) a la par que te ayudarán a encontrar el precio más atractivo para que tu casa sea eficiente en términos energéticos. En este enlace encontrarás más información al respecto de las ventajas de pertenecer a una comercializadora con precios económicos sobre la luz para los propietarios.

 

Preparar la casa de nuevo

 

Acto seguido, alquilar de nuevo el inmueble. Generalmente, los propietarios deben pintar, limpiar el piso a fondo y reparar ciertas cosas de la casa que se han estropeado por el uso.

Sin embargo, llevar a cabo o no este punto depende directamente del contrato de alquiler que hayan firmado ambas partes para determinar quién debe cubrir el gasto pero seguro que tu nuevo inquilino querrá encontrarlo igual de perfecto.

 

¿Ya has pensado donde poner tu proxima inversión ? Busca buenos inquilinos en nuestro mercado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

nO PIERDAS LA OPORTUNIDAD

Regístrate y recibe nuevas oportunidades de inversión o 

déjanos un mensaje y te contactaremos.

¡Déjanos un mensaje!